16 de abril de 2012

París: mis impresiones

Ya he vuelto de París, qué rápido se ha pasado …

No me acordaba de lo agotador que resulta esto del turismo de ciudad y más de una ciudad como París que no tiene fin. Mis últimos viajes han sido más bien de inmersión cultural, viajes en los que recorres un país y estás más en la carretera viendo paisajes y gentes que visitando ciudades y, aunque recalas en ellas no son del calibre de París.

Al final la escapada a París ha sido bastante completita, la verdad que hemos visto lo más importante pero hemos pagado por ello. El primer día fue como si se acabara el mundo y estuvimos arrastrando el cansancio y el dolor de pies el resto de los días. Conclusión: Disfruta París con calma, ya veréis que el nivel de exigencia fue bajando y cuanto más baja más se disfruta.

Este fue nuestro tour:

Día 1.- Torre Eiffel – Trocadero – Arco de Triunfo – Campos Elíseos – Invalidos- Puente Alexandre III – Plaza de la Concordia – Plaza de la Madeleine –Jardin de las Tullerías  y de guinda el Louvre. Aún no había entrado y ya me iba sentando por los rincones …

Día 2.- Desde Montparnasse – Jardines de Luxemburgo – Panteón – Rue Mouffetard  - Isla de St. Louis – Notre Dame – Marais

Día 3.- Montmartre – Sacre Coeur – Isla de la Cité – Sena – Museo d´Orsay

Día 4.- Marché aux Puces (el mercado de las pulgas)

¿Falta algo? ;)

Pues bien, ¿de todo esto con qué me quedo?

Me gustan las ciudades grandes y París otra cosa no, pero grande es un rato. Siempre que voy a una digo que me gustaría vivir allí una temporadita …

Me han gustado las enormes avenidas que tiene París, aunque para ello tengas que dar rodeos para poder cruzar las rotondas. A Napoleón no se le ocurrió otra cosa que poner el Arco de Triunfo en la confluencia de 12 avenidas!


En París se respira arte por cualquier rincón y no solo en los museos, que hay cientos sino también en las calles. Me ha gustado encontrarme en cualquier esquina pintores callejeros, puestos de libros antiguos, músicos con sus guitarras en los vagones de metro e incluso orquestas enteras tocando en las estaciones y parar a disfrutar del momento.

   


Me han gustado sus edificios y su arquitectura de todos los estilos. Con la boca abierta me quede al entrar y ver el interior de Notre Dame y al pasar por el reloj de la antigua estación París-Orleans ahora Museo dOrsay en la que está inspirada la película "La invención de Hugo"

 

Me han gustado los enormes jardines donde poder sentarse en la hierba o en una silla a tomar el sol tranquilamente o leer, como los Jardines de Luxemburgo o la zona de los Inválidos menos abarrotados de turistas.




Me ha gustado pasear por las orillas del Sena y sentarme en una de las arcadas de Pont Neuf a pasar el rato al sol.



Me ha gustado sentarme en un café parisino a tomarme un “café crem” con vistas a Notre Dame y música de acordeón de fondo aunque la broma me costara 5 €, los volvería a pagar.


Y me ha gustado pasearme por el “Marché aux Puces” un entresijo de calles repletas de puestos de antigüedades, desde chatarrería a objetos de gran valor, sobre todo porque rescaté una cámara Polaroid antigua de finales de los 70 y que estoy deseando estrenar.




¿Qué no me ha gustado?

Que está lleno de turistas y me imagino que así será en cualquier época del año y que para economías modestas como la mía París es muy caro, pero lo bueno que tiene alojarse en la periferia bien comunicada con el metro es que hay restaurantes económicos y muy recomendables ;)

Nos alojamos en la zona sur de París, Puerta de Orleans (metro línea 4) en el Hotel F1 Porta de Chatillón. 47 € habitación doble. Aviso para navegantes (no leímos la letra pequeña) WC y duchas están en el pasillo, pero a pesar del hándicap le doy un 10.

En esa misma zona descubrimos un restaurante japonés y un restaurante libanés para cenar por 20 € / pax, especialmente recomendable el Libanés, se llama Libanesse de Montruge, es un restaurante que pasa desapercibido, chiquito, coqueto y con una comida y una atención de su dueño de 10.

Otra recomendación en cuanto a comida y zona de ocio es pasearse por La Rue Mouffetard, cerca del Barrio Latino y del Panteón. Mucha variedad y precios muy económicos … como estaba la Crêppe que nos comimos !! 


En definitiva, París no deja indiferente a nadie, París es un millón de cosas diferentes para un millón de personas diferentes.

Acabo de regresar y ya me he visto la película de Amelié para volver a trasladarme a las calles de Montmartre y el Sacre Coeur ... Algún día volveré.

Espero que os gusten las fotos (sólo foto móvil). Aunque he visitado los monumentos y los he fotografiado he intentado reflejar París desde mi punto de vista pero no podía dejar de mostraros la emblemática Torre Eiffel, mires donde mires ahí está apuntando al cielo, asomándose por los rincones y colándose en tu foto.





Au revouir !

3 comentarios:

cuñados dijo...

París bien vale una misa. No recuerdo quien lo dijo pero tenia mucha razón. Viajar enriquece, habéis vuelto mas ricos en experiencias como dice Kavafis en su poema "Ítaca".
Las fotos muy chulas, todas tuyas?

Anónimo dijo...

Cuñada Penélope. Me gusta mucho tu punto de vista sobre Paris y las fotos me fascinan, son preciosas. Yo tambien iria a vivir alli una temporada. Me parece la ciudad más romántica y bohemia del mundo.

Aran BL dijo...

Hola! Lo primero felicitarte porque las fotos son súper bonitas! Y bueno, que ha cundido el viaje bien, has visto un montón de cosas! Y como tú, cuando estuve llevé los pies doloridos unos días, pero vale la pena el esfuerzo jejeje. Yo lo malo que siempre me he dejado algo por ver, a pesar de las dos veces que he ido.

Confío en volver una tercera :)

Un abrazo!